Project Description

Carmen Aznar, madre de José Miguel, le decía a su hijo:
– ¿Cómo proyectas estas esculturas?
Su hijo le contestaba:
– Yo mirando el bloque de piedra veo la figura que hay dentro, y voy quintando piedra hasta dejarla a la luz.

Este breve diálogo,entre madre e hijo, que reela la profunda mirada del artista, me ha recordado unos versos de Rilke:

Los pintores pintan solo cuadros, para que de nuevo acojas imperecedera la naturaleza que creaste transitoria:
todo se hace eterno. Mira, la mujer ha tiempo que está cual uva madura en Monna Lisa; jamás la superará mujer alguna, pues nada nuevo a ella podrá añadir.
Los que estas cosas forman son como tú.
Quieren eternidad. Y dicen: ¡Piedra, sé eterna! Es decir: ¡Es tuya!
Y los que aman, también por ti se recogen: son poetas de una hora fugitiva, su beso hace florecer una sonrisa en boca indiferente, cual si la formasen más bella, y son causa del placer, y se habitúan a los dolores, que el crecimiento impuslan.
Traen los sufrimientos con su reír, nostalgias, que están dormidas, y despiertan para llorar sin consuelo en pecho extraño…

José Miguel Abril Aznar, de Alcañiz, es un artista dotado de una mirada profunda, capaz de penetrar en la alegría y el dolor de la vida de hoy día. Es fuertemente autodidacta, es joven, es poeta ensimismado en la fuerza de vida que lleva dentro.

Vibración de vida eterna, que es capaz de trasladar a sus obras, reflejos de eternidad.

Es su insinuación íntima, suave, a sus obras: ¡Piedra, sé eterna!