Project Description

José Miguel Abril presenta en esta exposición su obra más personal e íntima. Estilísticamente heterogénea, pero con hilos temáticos comunes, sus creaciones nos guían siempre de la mano de la emoción y la inquietud.
Obras, que parten de lo natural, que reflejan una obra primaria en cuanto a temas y expresión, pero refinadas en el medio y en la técnica. La materia se deja palpar, sin esconderse tras formalismos estereotipados, denotando la expresión natural de la superficie pétrea, o del frío metal, surgiendo la voz y el llanto como si la tierra quisiera gritar.
La maestría con la que son tratados el alabastro, la piedra caliza, el hierro, la cerámica y el bronce, denotan su genialidad como escultor, que va más allá del dominio técnico, alcanzando la capacidad de moldear a golpe de martillo cualquier superficie, consiguiendo que lo rígido adquiera una ductilidad inusual.

En esta exposición lo matérico se fusiona con una pintura expresionista, salvaje y visceral, que se entremezcla con una escultura que parece haberse creado a base de brochazos de alabastro, destacando asimismo la capacidad de moldear el hierro como si se tratara de una rama flexible de abedul.
El dominio del dibujo y de la figura queda latente en la creación de los volúmenes, que trascienden de la representación formal para alcanzar la deconstrucción de una realidad que se nos presenta incierta. La obra de José Miguel Abril resulta inquietante y sobrecogedora, revela una expresividad ilimitada que surge de las entrañas pero yace en la contemplación.

En esta muestra se refleja el existencialismo y el vitalismo más feroz, quedando patente en la rabia y la agresión que se percibe sobre todo en sus lienzos, salpicados de color como si fueran testigos de una feroz batalla, esa que todo ser movido por su destino realiza consigo mismo, la voluntad y el deseo, la frustración y la lucha, todo ello queda plasmado sobre el lienzo, a veces de un modo más ferviente, a veces con un trazo más sereno, pero siempre
conmovedor.