Project Description

Origen es el título que engloba la muestra, alusivo a la vida, en todo su recorrido, siendo el sólo hecho de nacer, un paso más hacia el fin inevitable.

De la mano del artista emanan ideas contrapuestas y complementarias, nacimiento y senectud, vida y muerte, plasmados de un modo expresionista, trágico, dramático, pero de una ineludible belleza. Jose Miguel utiliza el alabastro con un virtuosismo único, lo moldea como si fuera barro para crear la deformación propia del expresionismo alemán. Utiliza también el bronce, la piedra negra de Calatorao y la cerámica, materiales diversos que denotan la versatilidad de su capacidad creadora, Abril perfila los límites de la materia, consiguiendo deformar el canon y crear una belleza diferente, inquietante, que nos susurra. Caracterizado por los acabados rugosos, imperfectos, como si aún estuvieran vivos aquellos seres, y quisieran hablarnos, gritar. Resultan sobrecogedoras las expresiones de angustia de los recién nacidos al llorar, despertando a la vida, ansiosos por respirar, así como la serenidad de los rostros que nos observan con templanza, impasibles. Símbolo de una especie que perdura, estilizadas, como si el paso del tiempo tan sólo dejara la esencia del ser, desfigurado, erosionado, plasmando cómo los años consiguen borrar todo tipo de expresión humana. La deformación intencionada y la expresión incontrolada, hace que la línea que separa la magnificencia de lo brutal y lo macabro sea extremadamente fina.

El existencialismo de Schopenhauer se ve latente en sus esculturas, que podrían definirse como huellas de la existencia. Se observa en su obra el tambaleo que produce la caducidad del ser, el final al que todos estamos abocados, expresado desde una fuerza expresiva que se proyecta desde las entrañas del artista, a la vez que expresa rabia y angustia, templándose finalmente en la calma más inquietante de las figuras más solemnes de la muestra. El hilo argumental se reduce a una serie de preguntas sin respuesta, quienes somos, acaso dioses de nuestro mundo, acaso un eslabón más de la evolución animal.

La insignificancia del género humano, su temporalidad, su fragilidad a la vez que su fuerza expresiva, acompañan al artista alcañizano consiguiendo conmovernos, extremecernos, y desde luego transmitirnos toda la fuerza que tiene en su poder creador, extrayendo de los bloques pétreos aquellas figuras que tiene en su cabeza, aquellas que le desvelan y le quitan el sueño.